Una familia de San Antonio, Texas, está desesperada por encontrar el cuerpo de su hija, el cual fue robado de la funeraria horas después de que se lamentara su muerte.